Curso de modelado con pasta de papel – Clase 2/6

Curso de modelado con pasta de papel - Clase 2/6

Los 5 errores más comunes al modelar con pasta de papel

 

Aquí tienes los 5 errores más comunes que se cometen al empezar a modelar con pasta de papel. Al no conocer el material, se trabaja como otras pastas para modelar y no se tienen en cuenta sus propias características y cualidades. El resultado es que las piezas se deforman, se estropean o no tienen el acabado que se imaginaba.

Apunta estos errores para no cometerlos. Ganarás mucho tiempo, conseguirás mejores resultados y en menos tiempo y no abandonarás este fantástico material sin darte una segunda oportunidad para conocer bien sus técnicas.

Error #1. No elegir bien la técnica.

El modelado con pasta de papel es una de las técnicas de modelado en papel en húmedo. También puedes utilizar otras, como el cartón piedra y el papel maché (tiras de papel encolado). Lo ideal es conocer bien todas estas técnicas para elegir la mejor en cada pieza o combinar dos o las tres técnicas si es necesario.

¿Cuándo es mejor que elijas el modelado con pasta de papel?

La pasta de papel será la mejor opción si:

  • Quieres modelar con mucho detalle: con la pasta de papel podremos hacer un trabajo fino de modelado, directamente con espátulas y palillos, aplicando texturas (telas, mallas, objetos, etc.) o trabajando con moldes.
  • Quieres, o no te importa, una superficie con un acabado rugoso: la textura granulada de la pasta de papel es una de sus cualidades más interesantes y la puedes aprovechar en tus obras.

¿Y el cartón piedra y el papel maché o tiras de papel encolado?

Para piezas muy grandes es más práctico y rápido el cartón piedra: gigantes y cabezudos, fallas, elementos para carnaval o escenografías. Tradicionalmente se trabaja con moldes de escayola. Para piezas medianas, sin mucho detalle y con acabado liso la mejor opción es el papel maché: esculturas pequeñas y medianas, modeladas a partir de una estructura que queda en el interior; piñatas, huchas, y otros recipientes, modelados a partir de un “molde” y que serán huecos. También puedes hacer maquetas y prototipos de piezas grandes.

Error #2. Modelar piezas macizas.

La pasta de papel se modela en capas finas que cubren la superficie de una estructura construida con el máximo de detalle, o utilizando moldes. Si haces piezas macizas puedes encontrarte con varios problemas:

  • La pieza se deforma por el propio peso de la pasta.
  • La superficie se seca en pocos días, pero el interior tarda mucho más tiempo en secarse y la pieza se enmohece.
  • La pieza pesa muchísimo. A pesar de estar hecha de papel, no es nada ligera.

Modela piezas macizas solo si son muy pequeñas. Por ejemplo, piezas para joyería, botones, tiradores para puertas y cajones, etc. Cuando la pieza tenga más de 1 cm de grueso, modélala a partir de una estructura.

Error #3. Alisar la superficie como lo harías con la arcilla o la plastilina.

La pasta de papel tiene un acabado rugoso cuando se seca. La textura dependerá del tamaño de las fibras de papel, pero nunca será tan fina como la de la arcilla o la plastilina. Cuando estás modelando puedes alisar la superficie con los dedos o con espátulas y otras herramientas tanto como te permita tu habilidad y pulso. Cuando se seque la pieza verás que buena parte de ese trabajo ha sido inútil: al perder la humedad las fibras de papel se contraen y la textura de la superficie acaba siendo rugosa. Las superficies finas las conseguirás aplicando capas de masilla o gesso, dejando secar y lijando. Varias capas, sucesivamente.

Error #4. No dejar que se sequen bien las diferentes capas de material.

Si no respetas el tiempo de secado puedes tener estos problemas:

  • La superficie se seca en pocos días, pero el interior tarda mucho más tiempo en secarse y la pieza se enmohece.
  • En los acabados, pinturas y barnices, aparecen grietas o bolsas de aire. Incluso moho.

Seca las piezas en un lugar bien ventilado y a la sombra. Es imprescindible que cada capa de material aplicado esté bien seco antes de aplicar la siguiente capa. Esta recomendación es imprescindible en la capa de pasta de papel aplicada sobre la estructura, o la pasta de papel que forma las piezas pequeñas macizas. La capa de pasta de papel está totalmente seca cuando al apretar la notas rígida y no flexible.

Error #5. No hacer pruebas.

Es de lógica. Si es la primera vez que modelas con pasta de papel, empieza por un proyecto sencillo y sigue los pasos de tu maestro o un buen tutorial. Familiarízate con los materiales, las herramientas y las técnicas. Encuentra tu manera de relacionarte y modelar con ellas. Y después de hacer tus pruebas, empieza tus propios proyectos.

El tiempo que le dediques a hacer pruebas te compensará. Modelarás con más seguridad y rapidez. Tomarás decisiones técnicas mejores. Los resultados también serán mejores.

Eres libre de embarcarte en un proyecto demasiado ambicioso para tus conocimientos prácticos. Con suerte puede salirte bien, pero lo más probable es que no te compense el tiempo que tendrás que dedicar a resolver problemas sobre la marcha y rehacer partes del proyecto. También puede salirte mal y será una pena que descartes para siempre estas técnicas tan fantásticas.

Ahora te toca a ti

Es el momento de que empieces a hacer. En el momento que decidiste aprender a modelar con pasta de papel te convertiste en artesano. Los artesanos HACEN.

Lo que tienes que hacer:

  • Prepara pasta de papel con esta fórmula:
    Cómo hacer pasta de papel dura como la piedra ¡en 5 minutos!.
    La necesitarás en la Clase 4 para modelar el caparazón de una tortuga con el tutorial que te enviaré 🙂
  • Prepara pasta de papel con otra fórmula, con ingredientes distintos.
    Compara las 2 pastas de papel. Con el tiempo conseguirás tu propia fórmula, la que se adapte mejor a tu forma de modelar.

Eres artesano. Empieza a demostrarlo. ¿A qué esperas?

 

SI TE PARECE INTERESANTE, COMPÁRTELO: